Piyayo es un caballo de ensueño y cada día que pasa estoy feliz de haber encontrado a este chico especial. Es muy orgulloso, pero sensible también, es muy divertido trabajar con él. Prefiere pasear por los campos y galopar por la llanura y a través de nuestros profundos bosques. Tiene un corazón de león, no tiene miedo de nada y es un placer montarlo. Gracias por mi nuevo mejor amigo.

Miriam Küster

Alemania