Tengo que decir un gran “Gracias!” por tener a Quintanillo- un caballo tan bueno y maravilloso! Al principio fue un poco difícil pero ahora que nos hemos acostumbrado el uno al otro tan bien, nosotros queremos a nuestro “Nio” cada día más. Mis hijos se divierten montándolo y todo el mundo en nuestros establos está fascinado! ¡Hemos encontrado nuestro caballo de ensueño!

Anja

Alemania